Comportamiento gatuno

 

1.- Mueve sus patitas contra tu abdomen y babea. 

Cuando un gatito pone sus patitas contra el cuerpo de su dueño y rítmicamente empuja o estira con sus garras, esto es llamado " amasar ".

"Los gatos amasan para estar confortables" , dice Wilson. "Los gatitos pequeños empujan contra las tetas de su madre para conseguir que baje la leche, y entonces salivan cuando están alimentándose. Aun después de que ya crecieron, los gatos adultos pueden hacer esto con un ser humano, así como lo hicieron de pequeños con su madre." La superficie donde el gato amasa, en la mayoría de los casos las piernas de su dueño, puede recordar al gato a la pancita de su madre.

 

2.- Frota su cabeza contra ti.  

Tu gato tiene glándulas odoríferas bajo su piel , en su barbilla y alrededor de sus ojos , y cuando se frota contra ti con su carita, te esta marcando con su olor y diciendo que eres suyo. "Es un comportamiento de marcación así como una señal de mucho afecto" dice Joanne Howl, DVM, autora de La Vida de tu Gato. "Cuando un gato frota sus mejillas contra ti, te esta dejando sus feromonas faciales, que son "hormonas de felicidad". Los gatos hacen esto cuando se sienten contentos y en paz.

 

3.- Toman agua de una llave que gotea.

Aun y cuando le puedes proporcionar mucha agua a tu gato en su platito, puede preferir saltar sobre el lavabo y beber agua de una llave que gotea. Andrea Dorn, investigadora de la Universidad Estatal de Iowa, dice que hay dos posibles razones para esto. "Primero, el agua de la llave siempre es mas fresca" y segundo, "A los gatos les encanta un reto, especialmente a los gatos que viven adentro que están solos mientras las personas están trabajando. Por lo tanto les quita el aburrimiento".

 

4.- "Tapa" su plato de comida.

Tu gato pude hacer el movimiento en el aire como si estuviera tapando su plato de comida con algo. "Esto puede ser la manera en que tu gato te esta diciendo que no le gusta el alimento que le diste", dice Wilson.

 

5.- Juega con un ratón muerto.

Mucho después de que tu gato ha matado un ratón puede continua atacándolo. "posiblemente el gato no quiere que termine la diversión", dice Nicholas Dodman, director de comportamiento animal de la Clínica en la Universidad de Tufts. "Aun cuando un gato ha matado a su presa, puede aventarla en el aire, brincarle encima o pegarle por toda la casa. Es casi como si el gato deseara que el animal siguiera con vida para que pudiera el continuar la persecución."

 

6.- Se muerde a si mismo.

Algunos gatos se muerden y se rascan hasta el punto en que se provocan heridas por todo el cuerpo. "Los gatos se muerden a si mismos para aliviar la comezón" dice Howl, "no se dan cuenta que el morderse o rascarse solo les dará alivio temporal". Si su gato se esta mordiendo a si mismo o rascándose debes llevarlo a un veterinario para descubrir la causa de la comezón.

 

7.- Hace sonidos con sus dientes mientras ve a los pajaritos.

El gato que se sienta ante la ventana y ve atentamente a los pajaritos o a una ardilla afuera mientras hace sonidos con sus dientes y su cola se mueve esta exhibiendo un comportamiento predatorio . "Tu gato esta practicando alguna mordida en el cuello diseñada para matar a un roedor o a un pájaro sin que haya lucha, y pude estar excitado o frustrado cuando ve a presas afuera que no puede alcanzar."

 

8.- Saca arena de adentro de su arenero.

Cuando se trata de usar el arenero, hay gatos muy cuidadosos y gatos descuidados. "los mas descuidados se ponen a escarbar" dice Wright. "Pueden escarbar en su arenita y si les gusta, pues escarban mucho mas, sacando arenita de la caja."

 

9.- Jugar en el inodoro.

Hay varias teorías acerca de por que a algunos gatos les gusta jugar en el inodoro. Algunos especulan que los gatos pretenden ir de " pesca ", pues mueven sus patitas haciendo un movimiento como si quisieran atrapar a un pez. A otros gatos simplemente les intriga el agua. "A algunos gatos les fascina la manera como la luz se refleja en el agua y el pequeño remolino que se forma cuando se jala la palanca de el inodoro."

 

10.- Cubren el área alrededor de el arenero, en lugar de dentro de el arenero.

Algunas veces los gatos salen fuera de su arenero después de hacer sus necesidades y rascan el piso alrededor del arenero en lugar de escarbar dentro de el arenero. "el gato te esta diciendo que no le gusta como se siente su arenita, así que esta haciendo los movimientos como si estuviera cubriendo algo, sin tener que tocar la arena", dice Howl.

 

11.- Te lame.

Si tu gato te lame el cabello, cara o dedos, esta tratando de asearte. "Es un gran cumplido", dice Dodman. "quiere decir que el gato tiene un lazo contigo, porque los gatos solo asean a otros gatos con los cuales tienen lazos, como una madre a sus hijos o hermanos a sus hermanos".

 

12.- Se come tus plantas.

A algunos gatos les parecen tus plantas irresistibles y muerden las hojas. Mientras que este comportamiento es molesto para los dueños, el gatito no esta masticando las plantas para destruirlas. "Aun cuando los gatos son carnívoros y necesitan la taurina en la carne para sobrevivir, también necesitan plantas verdes pues les ayudan a su digestión. Los gatos que viven adentro principalmente comerán plantas de la casa como fuente del material vegetal que necesitan. Pero debido a que muchas plantas son venenosas, debes plantarles algo especialmente para ellos." Dice Christine Church especialista en comportamiento felino.

 

13.- Ataca tus tobillos.

El gato que salta desde atrás de una puerta o de muebles para rasguñar y morder los tobillos de su dueño esta desarrollando juegos predatorios . Esto es especialmente común en gatos que pasan todo el día solos y no tienen otra forma de quemar su exceso de energía. "Muchos gatos tienen necesidades predatorias fuertes y no pueden desarrollarlas dentro de la casa, así que se aburren." Dice Wilson. "Empiezan a esconderse bajo los sillones y atacando tus tobillos cuando pasas".

 

14.- Rasguña el vidrio de las ventanas con sus patitas.

Algunos gatos se sientan en la ventana y tocan el vidrio con sus patitas cuando ven a otro gato o a pájaros. "Es frustración por barreras", dice Dodman. "Hay algo que les impide estar afuera con los animales que les gustaría alcanzar, y cuando rasguñan la ventana, están probando que tan fuerte es la barrera."

 

15.- Corren por toda la casa a media noche.

Muy tarde en la noche, cuando tu esta tratando de dormir, tu gato tal vez corre por toda la casa, tirando cosas a su paso y haciendo ruido. Mientras que esto nos parece un comportamiento loco desde el punto de vista humano, "para los gatos, la noche es la hora en la que cazan" , dice Howl. Si tienes un gato joven que ha sido dejado solo todo el día, estará mas inclinado a este tipo de actividades nocturnas, pues probablemente duerme todo el día mientras estas fuera y decide que la mitad de la noche es la hora adecuada para jugar.

 

16.- Salta sobre una bolsa de papel y juega dentro de ella.

Johnson dice que los gatos usan bolsas de papel, cajas y closets como lugares donde esconderse, donde pueden asomarse y ver la situación antes de empezar a "cazar". También podría ser que es divertido.

 

17.- Sentarse sobre tu periódico mientras lo lees.

Si tu gato se sienta sobre tu periódico mientras lo estas leyendo, Dodman dice que tal vez es porque le gusta la textura del periódico. Pero también es posible que este tratando de cambiar tu comportamiento, para que le prestes atención a el en lugar de al periódico.

 

18.- Chupa y mastica tu ropa de lana.

Algunos gatos desarrollan el habito de chupar y masticar la ropa , cobertores, mantas, cortinas y otros objetos. Esto ocurre mas frecuentemente en los siameses y en otras razas orientales . "Muy frecuentemente cuando se desteta demasiado pronto a los gatitos y su compulsión oral de mamar de la madre no fue satisfecha, después encuentran algo que mamar, tal como un sweater de lana o alguna otra ropa y luego progresan a masticarla. Algunos gatos superan este comportamiento, pero en otros se convierte en un habito muy arraigado que es difícil de manejar."

 

19.- Desenrollan el papel higiénico.

Simplemente se están divirtiendo. Es muy satisfactorio para un gato el controlar su medio ambiente y una manera de hacerlo es ver como esta cosa da vueltas y vueltas debido a algo que el esta haciendo, y si su dueño escucha la conmoción y entra corriendo para ver que sucede, la diversión es doble, porque ahora el también ha entrado en el juego.

 

20.- Sumerge sus juguetes en el platito de su agua.

Tu gato puede dejar caer su ratoncito de juguete en su plato de el agua porque piensa que ahí estará seguro. "En la vida silvestre, los gatos llevan a sus presas a sus madrigueras para que estén seguras. Para el gato domestico, los platos de la comida y el agua son consideradas áreas seguras." Dice Johnson.

 

21.- Lame o mastica bolsas de plástico.

 Algunos gatos disfrutan el lamer o masticar las bolsitas para sándwiches, de pan, las transparentes para vegetales y las de el supermercado. Los expertos piensan que es una derivación de el chupar lana. Especulan que hay un olor en las bolsas que les gusta a los gatos, o tal vez es la textura de la bolsa la que se siente bien contra su lengüita.

 

22.- Arrastra su trasero por el piso.

 Si tu gato arrastra su trasero por la alfombra, usualmente significa que tiene algún problema ahí. Puede ser algo leve como heces secas pegadas a su pelo, sin embargo también puede ser algún parasito intestinal o las glándulas anales que están impactadas o llenas. Revisa a tu gato para ver si esta sucio en esa parte y si no, llévalo al veterinario.

 

23.- De repente te rasguña o te sisea cuando lo estas acariciando.

 Esto se debe a que lo acaricias por mas tiempo del que le agrada. Así que puede morderte, sisearte o rasguñarte para hacerte saber que ya no quiere mas caricias.

 

24.- Acumula pequeños objetos .

 A algunos gatos les gusta coleccionar joyería o algunos otros objetos pequeños y brillantes pertenecientes a su dueño. Llevan estos objetos a algún lugar de la casa donde los coleccionan. Los gatos Munchkin son muy dados a esto. Nadie sabe a que se debe pero se especula que es un tipo de comportamiento predatorio . En la naturaleza los gatos cazan su alimento y pueden llevarlo a algún lugar seguro para consumirlo. En el hogar, donde no hay presas reales, los gatos algunas veces juntan objetos o juguetes pequeños y los llevan a un lugar especial. Este comportamiento mimetiza un comportamiento predatorio natural y probablemente satisface alguna otra necesidad primordial no satisfecha.

 

25.- Camina y maúlla.

 Tu gato puede sentarse frente a una ventana abierta o caminar de un lado para otro por un pasillo maullando. Pueden haber muchas causas. Algunos lloran cuando les duele algo o están frustrados. Si tienes una gatita intacta, puede necesitar una pareja. Si tienes un macho intacto puede haber olido a alguna gatita en celo, o puede ser que tu gato este oliendo o escuchando a algún gato de afuera y se esta agitando. La única manera de saber la causa de los maullidos es el ver  el contexto dentro de el cual el gato esta comportándose así.

 

Johnson Wilson

 

Agresiones felinas


La agresión felina comprende distintas formas y se clasifica en:

Agresión entre machos:

Esta es la forma más común de agresión felina. La culpable de esta conducta es la Testosterona, que ya en la etapa prenatal masculiniza el cerebro del gatito.

En el animal adulto la testosterona es tomada selectivamente por la porción del cerebro que controla el comportamiento agresivo y también la hormona masculina es la responsable del engrosamiento dérmico del cuello de los gatos machos.

Los machos no sólo pelean por hembras para copular, sino también por territorios y rango social ( lo que le representa al animal superior prioridad de acceso a los llamados recursos críticos ). Si bien la castración tiene un 90 % de eficacia en la corrección de esta conducta, en la práctica es importante que el propietario del gato sepa que el mismo va a seguir escapándose por las noches, pues la conducta social de reuniones de vecindad no está regida por la testosterona, pero que sí se logrará que el gato no pelee tan frecuente ni salvajemente.

Tanto en los casos en que los propietarios no deseen castrar a sus gatos, como en el 10 % de gatos que al ser castrados no dejan de pelear es efectiva la terapia progestágena.



Agresión Territorial:

Machos y hembras castrados o enteros defenderán su territorio, independientemente de su estado hormonal. Esta es una conducta normal, pero se transforma en problemática cuando dos o más gatos conviven en una misma casa. La terapia progestágena es de ayuda durante un período de 2 o 3 semanas mientras se establece un nivel de tolerancia entre ellos. También la terapia ansiolítica puede resultar efectiva como por ejemplo el uso de las Benzodiazepinas ( tener siempre presente el posible efecto rebote que estas drogas pueden producir ) En mi caso particular prefiero el uso de Clonazepán al del Diazepán pues el primero permite su uso una vez al día y tiene un efecto hipnótico que no posee el segundo. La dosis que utilizo es 0.12 mg/tot una vez al día pero está dosis puede ser modificada según la idiosincrasia del paciente. Obviamente, la solución de este tipo de alteración dependerá del grado de hacinamiento al que estén sometidos los animales y al manejo que tenga el dueño sobre sus animales.



Agresión por miedo y/o dolor:

En general el gato al asustarse, su agilidad y tamaño hacen que no se genere una agresión, pues el animal escapa evitando la confrontación con la persona o animal que origina su miedo. La situación peligrosa se produce cuando el gato no encuentra una vía de escape. El dolor y el miedo son estímulos muy fuertes e importantes en el desencadenamiento de la agresión felina. Este tipo de agresión es la causa más común de mordidas y rasguños hacia los niños. No hay duda que el tratamiento obligado es el correcto manejo del animal por parte del propietario y el control de los niños principalmente.

Con respecto al dolor que producen las curaciones que se les debe realizar a un gato, al igual que en los perros la única forma de evitar que se genere una conducta agresiva por parte del animal es la correcta crianza del mismo y el manejo del dueño y la confianza que tiene el animal en su propietario. No existen soluciones rápidas ni mágicas y cuando un gato tiene conductas agresivas ante las curaciones que se les deben realizar, personalmente utilizo una mezcla de Acetilpromacina 0,2 ml con Clorhidrato de Ketamina 0,3 ml y dándoselo vía bucal a través de una jeringa, está mezcla me permite el manejo para curaciones rápidas o para realizar una anestesia intramuscular.



Agresión Aprendida:

Cuando un gato por alguna razón agrede o amenaza a otro gato, perro o humano y esto le proporciona alguna ventaja ( desde su óptica felina ) es altamente probable que repita esa conducta. Por ejemplo: Sí un niño tira de la cola a un gato y éste lo araña, el niño lo deja en paz e inclusive lo comenzará a evitar. El gato aprende que arañar o agredir al chico le dio un resultado favorable y es factible que lo vuelva a agredir aún cuando el niño no lo moleste, y puede ir más allá, generalizando la conducta a todas las personas de la casa. El tratamiento consiste en aplicar un castigo directo como es la mojadura con un rociador de agua en cada intento de agresión que presenta el animal y a su vez premiar con comida la conducta no agresiva. El castigo corporal está totalmente contraindicado en gatos pues genera un mal vínculo del animal para con quien lo castiga y genera mayor cantidad de problemas de conducta que los que resuelve.



Agresión redirigida:

Es otra forma de agresión que engloba a la agresión hacia las personas. Cuando el gato se frustra por no poder atacar al blanco que hace de estímulo para su agresión, atacará a quien esté más ceca, generalmente el propietario, quien distraído se acerca a acariciar a su animal justamente por que tal vez lo ve inquieto y el animal lo ataca rápida y decididamente. El ejemplo clásico es el del gato que está mirando a través de una ventana a otro gato de los alrededores y no tiene posibilidad de salir, el gato de la casa se inquieta y se frustra por no poder sacar al otro gato de su territorio y redirige su agresión contenida con quien se acerca a tocarlo, esta situación puede derivar en la llamada agresión aprendida si no es controlada y manejada a tiempo.

El tratamiento consiste en evitar la posibilidad de frustración del animal. En el caso de que la situación ya esté instaurada se debe desbaratar la agresión mediante la desviación de la conducta incitando al gato a tener otra actividad distinta a la de estar mirando por la ventana, esto se logra intentando hacer que el animal enfoque su atención en otra actividad. En casos más graves se puede utilizar el castigo remoto con un rociador de agua cada vez que el animal está en la ventana. Castigo remoto se refiere al castigo en el cual el gato no sabe desde donde y desde quien parte el castigo, intentando que asocie la ventana con la situación desagradable de recibir un chorro de agua. Obviamente que según la gravedad de la situación, siempre pueden ser auxiliares útiles los ansiolíticos.



Agresión Social felina:

Este es un tipo de agresividad mostrada por gatos adultos hacia un gatito recién incorporado al hogar. Esta conducta tiene su origen en el hecho de que la especie felina se comporta como si fuese dos especies distintas según la etapa de desarrollo en la que se encuentre el individuo. Cuando el gato es cachorro posee un patrón de conducta social, gregario hasta los 8 -12 meses de edad, momento en el cual ocurre la Dispersión y el gato adopta el comportamiento asocial típico del felino macho adulto, entonces cuando el gatito ( por su conducta social ) se acerca al gato adulto en el ejemplo que se plantea, éste lo agrede, pudiendo lastimarlo seriamente, ya que según la óptica del adulto el gatito no respetó las leyes básica felinas de las Distancias Social, Personal y Crítica. El problema se soluciona introduciendo 2 gatitos de la misma edad en la casa, pero generalmente esta no es una opción aceptada por el dueño, así que se le debe hacer saber que no puede dejar juntos a ambos animales cuando no están en un ambiente controlado o sea cuando están solos y que debe ser él, el propietario, el que debe cumplir el rol de compañero de juegos del gatito recién ingresado. Generalmente a las pocas semanas el gato adulto acepta al nuevo y cuando éste llega a los 8 - 9 meses el problema se soluciona pues ambos animales se manejan con las mismas pautas de conducta.



Agresión debida a problemas médicos:

Se sabe a ciencia cierta que una patología médica que produce en los gatos una conducta agresiva el Hipotiroidismo, por este motivo es que nunca debe olvidarse antes de la consulta conductal tener una seguridad sobre la salud clínica del animal problema. Las alteraciones clínicas es lo primero a descarta antes de realizar un Diagnóstico conductal.

Otra enfermedad clínica involucrada en conductas agresivas es la epilepsia. en muchos casos la conducta agresiva aberrante es un síntoma de una epilepsia subclínica.

Cualquier patología que produzca malestar al animal es potencialmente causal de una respuesta agresiva exagerada de parte del mismo.

Se han reportado cambios de personalidad en gatos luego de haberle sido realizada una anestesia general prolongada con barbitúricos, siendo la posible anoxia neural prolongada una de las posibles explicaciones sugeridas.

Por último, algunas publicaciones incriminan a los aditivos de los alimentos balanceados para gatos como causantes de agresión. Si bien no está debidamente documentado no se debe descartar esta posibilidad si en la anamnesis surge una coincidencia entre el comienzo de la conducta agresiva y el cambio o inicio de una dieta balanceada del animal.



Agresión Predatoria:

La caza supone un comportamiento compuesto que involucra al juego y a la agresión. Una variante de esta conducta normal es aquella situación en la cual el gato ataca los tobillos de las personas cuando están pasan junto a él. Nunca es una agresión peligrosa y se asemeja más a un juego que a una agresión, pero a muchos propietarios les produce molestia y / o miedo. Como el animal está persiguiendo a la presa que escapa la solución del problema es detenerse al sentir el ataque y desalentar al gato a mantener esta conducta. En los casos más graves que involucran a un propietario sumamente sensible y temeroso el mejor consejo es la utilización del castigo directo con agua por parte del mismo.



Agresión hacia personas:

Como se puede observar esta no es una alteración propiamente dicha, sino una consecuencia derivante de otras alteraciones conductales como la agresión por dolor, agresión redirigida, agresión predatoria, etc. En realidad al convivir con una familia humana el gato desarrolla todos los comportamientos que tendría para con otros gatos hacia las personas de su grupo social, tanto las conductas agradables ( juegos, afecto ) como las desagradables ( agresión).

El concepto más importante a recalcar con respecto a la conducta agresiva de los felinos es que por pertenecer a una especie asocial, el conocer y respetar su patrones de conducta específicos es más fácil llevar una convivencia agradable con ellos, y si uno logra que el propietario del animal entienda y acepte que el solo hecho de no fastidiar a su gato y permitirle cierto grado de libertad de decisión evitará grandes conflictos con el mismo, estamos actuando profesionalmente y solucionando y evitándole muchos problemas futuros.

Es importante recordar que el castigo con pistola de agua si bien no parece un método muy catedrático ni sofisticado es un método muy efectivo y que la función de un profesional es resolver el problema y no impactar al propietario con explicaciones grandilocuentes y aparatos sofisticados.


Miedo, fobia y ansiedad en gatos

Miedo
El miedo es una respuesta consciente, racional y emocional (hiperactividad autónoma, temblores, micción y defecación) ante la cercanía de situaciones u objetos que el animal considera peligrosos. Dicha respuesta generalmente es adaptativa y puede manifestarse a través de escape, pelea o inmovilidad, aunque también puede llegar a ser exagerada y aún maladaptativa en animales que sufrieron experiencias adversas.

Fobia
Una fobia es una reacción de miedo desproporcionada, que incluye reacciones de evitación irracionales y extremas. Mientras los miedos pueden disminuir en intensidad o incluso desaparecer ante la desensibilización sistemática (exposición gradual al estímulo que lo origina) o la inundación (exposición prolongada a un nivel máximo de estimulación), las fobias no se extinguen sólo con este tipo de técnicas.

Los miedos y las fobias más comunes en los gatos están relacionadas con ruidos fuertes, tormentas, ambientes extraños, objetos nuevos, animales y personas desconocidas. Sin embargo, en algunos casos puede presentarse una reactividad aumentada hacia una amplia variedad de estímulos, conocidos o no, lo que da origen a un síndrome de ansiedad generalizada.

Ansiedad
La ansiedad es un estado caracterizado por el aumento de la probabilidad de desencadenar reacciones emocionales análogas a las del miedo (vigilancia y búsqueda, hiperactividad autónoma y actividad motora aumentada), en respuesta a toda variación del entorno (interno y externo). En la ansiedad, la anticipación aprensiva del peligro es de origen desconocido o imaginario mientras que en el caso del miedo es causada por una amenaza externa reconocida conscientemente.

La ansiedad trae aparejada una desorganización de los autocontroles y por lo tanto una pérdida de la adaptabilidad a toda variación del entorno. Por tal motivo se considera a la ansiedad como una enfermedad de adaptación a la cual, por otro lado, los gatos son extremadamente sensibles. De hecho, la mayoría de las patologías comportamentales que sufren los gatos están relacionadas con la ansiedad y muy pocas están exentas de ella.

Manifestaciones clínicas del miedo, las fobias y la ansiedad:
Podemos diferenciar dos tipos de manifestaciones clínicas del miedo, las fobias y la ansiedad. Por un lado es posible observar manifestaciones orgánicas. Entre las mismas, las que con mayor frecuencia se observan en los individuos que presentan estos trastornos son: taquicardia, taquipnea, temblores, dispepsia, diarreas y ptialismo.

Los signos comportamentales de estos trastornos son: reacciones de escape, inmovilidad, agresión por irritación y por miedo, comportamientos conflictivos y micciones y defecaciones emocionales. Las reacciones de escape, inmovilidad y agresión forman parte de las estrategias del comportamiento defensivo. La aparición de un comportamiento de eliminación con marcaje urinario es una de las manifestaciones más frecuentes de la ansiedad en el gato.

Mientras en los miedos y las fobias los signos son causados por estímulos externos bien definidos, en la ansiedad la anticipación aprensiva del peligro no está en relación a estímulos externos identificables. En general el estado ansioso es el resultado de la evolución de los miedos y las fobias.

Entendemos por agresión por irritación aquella que resulta de un descenso del umbral que dispara los episodios de agresividad y que está en estrecha relación con el estado reaccional y el humor del sujeto. Habitualmente es desencadenada por frustraciones, hambre, estimulaciones somatoestésicas repetidas y dolor. Debido a esto último, en toda agresión irritable es importante descartar la presencia de causas médicas orgánicas subyacentes.

La agresión por miedo es aquella que un individuo manifiesta cuando no es capaz de sustraerse a un estímulo que le produce temor. En estos casos puede no haber fase de intimidación y además los animales no controlan la intensidad de la agresión.

Los comportamientos conflictivos son actos motores que se manifiestan cuando un animal se ve imposibilitado de reaccionar, cuando es estimulado para realizar a su vez dos comportamientos mutuamente excluyentes o cuando se produce una ruptura de los aprendizajes. Existen tres tipos de comportamientos conflictivos: actividad de sustitución o desplazamiento, comportamiento esterotipado y comportamiento redirigido.

Actividad de sustitución o desplazamiento: cuando se activan simultáneamente dos pautas motoras contradictorias suelen aparecer actividades motoras voluntarias pertenecientes a un sistema conductual distinto de los anteriores. Una actividad de sustitución es un comportamiento normal pero que se manifiesta fuera de contexto y habitualmente de manera exagerada. Dicho en otras palabras, cuando un individuo se halla en un estado de sobreexcitación sin que pueda reaccionar por la vía habitual, puede responder ejecutando una actividad que no tiene ninguna relación directa con el contexto. Las actividades de sustitución están compuestas por secuencias comportamentales que se interregulan y su cumplimiento produce la señal de parada, es decir de finalización de la actividad. Entre las actividades de desplazamiento más frecuentemente observadas en los gatos se encuentran comportamientos tales como lamido, que puede originar la alopecia extensiva felina, succión y deambulación.

Si el estado ansioso no es tratado, las actividades de desplazamiento pueden evolucionar hacia los denominados comportamientos estereotipados. Los mismos son actos motores que se repiten regularmente sin ninguna función evidente. La diferencia más notable con respecto a las actividades de sustitución está en relación a la señal de parada. Mientras en estas últimas siempre hay una señal de parada, la cual lleva a una fase de apaciguamiento, en los comportamientos estereotipados no existe dicha señal por lo cual será necesario un estímulo externo para detener la ejecución el comportamiento

Comportamiento redirigido: cuando se activa un comportamiento cuyo objetivo no es posible alcanzar el animal dirige el mismo hacia un objetivo accesible para la descarga de ese comportamiento. La agresión se encuentra entre los comportamientos redirigidos más comúnmente observados. Un ejemplo de ello se presenta cuando dos gatos se pelean y un ser humano, habitualmente el dueño de uno o de los dos animales, resulta agredido al acercarse a su animal durante o incluso minutos después de la pelea.. Cuanto más excitado esté el gato más tiempo demorará en calmarse y mayor será la probabilidad de que redirija la agresión.

Diagnóstico
Aunque las manifestaciones clínicas son las que nos guían en el diagnóstico de miedo, fobia o ansiedad, aquí nuevamente es necesario remarcar que dichas respuestas son signos que pueden estar presentes en varias patologías comportamentales y por lo tanto la comprobación de su presencia no significa haber diagnosticado una enfermedad sino un signo de alguna. En todos los casos será necesario un diagnóstico etiológico para llegar a establecer un diagnóstico completo. Para ello es necesario llevar a cabo el examen clínico del paciente, una detallada entrevista comportamental y eventualmente análisis complementarios para descartar que una causa orgánica que pueda estar contribuyendo con el problema.

Tratamiento
El tratamiento básico de estos trastornos está constituido por dos tipos de terapia: comportamental y medicamentosa. Si bien puede ser posible la implementación de sólo una de ellas, la mayoría de las veces la combinación de ambas aporta los mejores resultados. La terapia medicamentosa suele permitir una rápida mejoría en comparación con la psicoterapia lo que estimula a los propietarios a implementar esta última, la cual permitirá que los resultados obtenidos perduren en el largo plazo.